En medio de la oscuridad, se luz

Las casualidades no existen. No es casual que hace tres años me haya despedido de mis mejores amigos, mis familiares más cercanos, de mi vida la que consideraba perfectamente-imperfecta para teclear hoy desde Dallas Texas. Se me hace difícil escribir, escribir sobre Venezuela. El sabor de la despedida apenas me hizo brillar los ojos para decirle a mi mejor amiga que: vamos a estar bien, no es más que un hasta luego. Esta templanza me duró hasta que sentada y esperando para abordar el avión, reventé en llanto. No hubo forma de que mi esposo me calmara, él solo me abrazó. “Es injusto que nos tengamos que ir, que desgracia que esta sea la única salida” sollozaba.
Han sido tres años de profundos aprendizajes, de muchas cicatrices. Algunas siguen doliendo, otras las llevo con orgullo. Cada cicatriz es parte de nuestra historia. Todas, me han traído hasta aquí. En retrospectiva, estoy donde tengo que estar, haciendo lo que tengo que hacer. Siento que mi nivel de conciencia es otro, que puedo ver desde otro ángulo algunas cosas que antes solo veía desde la visceralidad. Y en cuanto a esta parte, me he permitido sentir. Rabia, coraje, desespero, frustración, tristeza, melancolía. Todos, matices que me he permitido vivir, que son parte de la inmensa gama del ser humano. Así mismo, me he abierto a la bondad, empatía, hermandad, confianza, alegría, sosiego, optimismo.
En medio de esta sensibilidad, me he encontrado como una ciudadana del mundo. Fiel a mi a mis valores: Dios, patria y hogar, y a mi promesa, que termina con “ayudar a mi prójimo en cualquier circunstancia”. No olvido de donde vengo, pero sé donde estoy. Tomé la decisión de retomar mi blog con dos intenciones principales: escribir, porque amo hacerlo, y conectar porque tengo la facultad de lograrlo. Desde el lugar donde me encuentro, a mis 31 años de edad, sigo siendo una soñadora y una luchadora. Para mi es una dicha haber llegado hasta aquí y que lo que yo este haciendo, siga inspirando a otros. Busquemos ser útiles.
Hope for Venezuela
Esta es una organización sin fines de lucro que realiza envíos de comida, ropa y medicinas a Venezuela. Se encuentran en Dallas Texas. Así mismo, proveen de insumos a otras fundaciones en Venezuela. Reciben donativos monetarios, que son usados para pagar los envíos. Para donar puedes usar Venmo (@hope4venezuela), Paypal (hope4vzla@gmail.com) o Zelle (972-3104451). El equipo que recoge los donativos los empaca y los envía, está compuesto por voluntarios alrededor del Metroplex, la mayoría venezolanos. Esta fundación hace partnership con la marca Venezolana Furia Folk, quienes por cada camiseta donan $5 para los envíos.
Rayito de Luz y Ponte en sus Zapatos
Rayito de luz busca ayudar a niños con cáncer y otras condiciones, a comundidades en condición de pobreza, entregando comida, medicina, ropa. En su página podrás colocar tus datos para volverte voluntario y ser llamado cuando tengan actividades. La verdad, es que siempre tienen actividades. Igualmente, desde la página se pueden hacer las donaciones monetarias para colaborar. Por su parte, Ponte en sus zapatos se enfoca en proveer de calzado a niños y adultos en Venezuela. Estas dos fundaciones trabajan como hermanas y son ejemplo de colaboración con la prioridad que es Venezuela.
Fundación Raziel
Esta fundación ayuda a niños y adultos vulnerables en Venezuela. Aunque ayudan al que lo necesite, la prioridad son niños con cáncer, malnutrición y otras enfermedades crónicas. Los fondos de esta organización sin fines de lucro ayudan a niños en el Hospital JM de los Ríos, el Hospital de Guatire, el Oncológico Luis Razzeti en Caracas y 2 casas hogares: La Milagrosa, Casa Hogar Padre Iriarte. Raziel Rigidez y Francisco Perez, realizan la labor de salvar vidas desde una campaña de Gofund.
Hace unos días en un post de Instagram donde recé el Padre Nuestro con mis seguidores, cosa rara que se me ha hecho un poco más común de un tiempo para acá, yo le pedía a mi audiencia que no perdieran la luz. Mi país está en medio de uno de los momentos más oscuros de los últimos 20 años de historia, dando espacio a los demonios mas deep que tenemos como seres humanos. Es vital justo en estos momentos de vulnerabilidad que mostremos lo que nos diferencia a los humanos de las demás especies, que seamos LUZ. He aquí mi aporte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s