Stop comparing us – Dejen de compararnos

Hace unos días vi una publicación en Instagram de la “Figura Pública” Raül Molina, donde aparecía una dama más o menos de cuarenta años y una chica de unos veinte. Ignoro el verdadero origen de la fotografía, lo cierto es que el texto que acompañaba a la imagen decía: La madre o la hija?

Fue inevitable para mi participar en dicha publicación, me tocó lidiar con muchas personas a las que señalé de forma genérica de “simios primitivos”. Si, también caí en el intercambio de insultos #MuyMalaMia. Luego de tal altercado pensé al respecto. Desde niñas estamos sometidas a la comparación, casi siempre por nuestro aspecto físico. Si, en los colegios es imprescindible la elección de la reina de Carnaval, la madrina de lo que sea, la princesita del Whatever.

Conforme uno va creciendo la publicidad y los medios de encargan de marcar la pauta, sobre aquello que “está bien” para uno mujer, condicionando no solo nuestro aspecto físico si no también nuestra conducta. No está bien que una mujer salga sola a un bar, porque se le tomaría de “poco seria” por ejemplo. No está bien que mantengas relaciones en paralelo, porque eres puta. Y así.

Entonces nos volvemos adultas y estamos en capacidad de hacer nuestra vida “por nosotras mismas” y se nos señala por nuestra decisiones. Si te acercas a los 30 DEBES casarte, si ya te casaste DEBES tener hijos, si ya los tuviste DEBES mantener tu matrimonio, DEBES esto y lo otro. Si, se nos señala por como deberíamos decidir y actuar. En serio? Ya no somos mayorcitas?

Al final de la vida pasa que le hicimos caso a las revistas y sus prototipos de “mujer”, al patrón de mujer casada, al estigma de mamá abnegada, al compromiso de ser la mujer que la sociedad quiere que seas. Y saben qué? Todos merecen irse a la mierda. Tu mujer, solo DEBES hacer lo que a ti te satisfaga; sal sola, viaja, prueba con diferentes parejas, no tengas hijos, practica un deporte de “hombres”, emprende un proyecto nuevo, si quieres llorar hazlo, si quieres errar hazlo. Haz LO QUE TE DÉ LA GANA. Cada mujer es un mundo y solo tú sabes lo que te hace feliz, se feliz por ti. Al final del día el que te condiciona, vale verga.

Con todo mi amor, respeto y admiración, a mis mujeres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s