Blogger x blogger: El último año de Alma

Quise hacer una dinámica diferente e invitar a una blogger a mi blog, di con esta aventurada chica que me pareció muy divertida y particular. Ella decidió hacer un resumen de su último año que si bien no ha terminado este, ya hay suficiente como para escribir un libro, bromeo. A continuación, no una novela, el último año de Alma.

Capítulo I. Las novedades

Nuevo depa, código postal y nueva vida. Lo que un año se llevó.

En honor a la temática del presente blog, he decidido aportar algo “más personal” a lo que estoy acostumbrada. ES MI HISTORIA, incluso por lo que he visto en el blog, no me he topado con muchas historias así. Espero que algo pueda aportar.

A finales de abril del año pasado (2017) hice realidad uno de mis más grandes anhelos: independizarme. Y no es para menos, ya que desde mis escasos 13 o 14 años decía que me iba a independizar apenas cumplir los 18… tristemente no fue posible hasta casi cumplir los 27, pero finalmente lo logré, mis condiciones laborales mejoraron enormemente a fines del 2016, y apenas pasó, empecé a buscar un departamento y todo lo que fuera a necesitar, sin embargo, una serie de eventos desafortunados me obligaron a postergar mi salida del hogar familiar un mes más, pero mi decisión estaba tomada, yo me iría del hogar de mis padres para independizarme, y lo hice.

Capítulo II. El gran salto

Hasta ahí todo normal, sin embargo, al provenir de una familia muy tradicional, fue una decisión considerada muy polémica, y eso que yo, consciente de lo que iba a significar, les avisé prácticamente dos semanas antes de irme, y les dije que como ellos sabían yo solo esperaba que se me presentara la oportunidad para salirme del hogar y apenas eso pasara yo lo haría, y que ese momento había llegado, que ya era hora, que ya tenía un departamento rentado y que no tenían de que preocuparse, ya que me enseñaron bien, y no me iba a aventar así como así, sin nada, ya tenía: cama, refrigerador, estufa, televisión, sala, comedor, lavadora (mis amigas bromeaban y decían que estaba mejor equipada que unos recién casados, de hecho lo siguen diciendo J )… y el departamento estaba bien y en una buena zona, muy tranquila.

Mi madre ya sabía de esto, y no por todo ese rollo de la confianza madre-hija CLARO QUE NO, MI MADRE REVISABA MIS COSAS Y ASÍ SE ENTERÓ!!! Unas semanas antes y ella -a diferencia de mi padre- si se puso a llorar y me reclamó (claro, para ella el hecho de violar mi privacidad es nada importante) pero lo terminó por aceptar, si de todos modos lo iba a hacer que le quedaba. Mi padre no saltó de gusto ciertamente, pero estuvo más tranquilo y no le quedó de otra que aceptar.

Así inició mi nueva aventura, mi nueva vida, y todo lo que ha venido ha sido un gran aprendizaje para mí, tanto por las buenas como por las malas, y otras muy malas. Sin embargo, debo reconocer que en lo referente a mí vida independiente prácticamente todo ha sido bueno, eso sí, los primeros 3 meses fue habituarme al lugar y a tener presente las fechas de pago: de la renta, la luz, el agua, los bancos y demás. También en cada cuando limpiar, en que horarios (aunque eso sí, viviendo sola, como, cuando y a qué hora hagas los quehaceres pasa a un segundo plano J ) la lavada de ropa, si el foco se fundía, si era eso o un problema de luz o conexión, COCINAR, bueno tantas cosas. Ha sido algo maravilloso.

Capítulo III. Algo de sexo y drama

Pero no por eso debo pasar por alto una serie de eventos aún más desafortunados de mi vida personal, dicen por ahí que cuando un aspecto de tu vida marcha bien, otro inevitablemente empieza a ir mal, y eso pasó.

Poco más de un mes antes de cumplir el año de independizada algo desagradable ocurrió, demasiado largo para postearlo. La versión corta es: hubo una situación de tipo sexual hace un par de años, y mi hermana sabiéndolo y teniendo pruebas de que así fue ahora es novia de ese tipo (cuando también “según ella” hubo una situación también con ella, y se refería a él como un “nefasto” enfrente de todos, ahora con tantos testigos dice que nunca hizo eso), yo tomé valor y les dije la verdad a mis padres, ella terminó tergiversando la historia para defenderse y defenderlo y terminó convenciéndolos de que “yo tenía la culpa de lo que me pasó, yo me lo había buscado”, así que, ante esta situación entré en crisis, desde entonces recibo terapia, y finalmente, por salud mental y amor propio –porque si tú no te quieres y te cuidas, comprobadísimo, nadie (ni tu propia familia, te diga lo que te diga, incluso si te lo jura) lo hará. Con el transcurrir de las sesiones, y con mucho trabajo y dolor de por medio.

Finalmente decidí tomar distancia, nadie quiere ni debería estar en un lugar donde se siente agredido, sé y créanme que realmente lo sé (porque a mi hermana y a mi hostigador los tengo que ver diario), que hay ocasiones en que es difícil simplemente irte, ya sea por trabajo, hijos, o alguna otra razón, pero si quieres y tienes la posibilidad, HAZLO. Yo llegué a pensar en alejarme de mi trabajo, incluso renunciar, pero para bien o para mal, las pocas personas que conocieron la historia completa, MI HISTORIA, me convencieron de que yo no tenía por qué hacerlo, cuando a mí me había costado tanto lograr lo que había logrado, y cuando yo no tenía la culpa de nada, cuando la agredida -¿o por qué no decirlo?, aunque me moleste tanto decirlo, porque nunca me ha gustado verme a mí misma de esa manera, con la etiqueta de “la víctima”- había sido yo, y decidí enfrentar la situación.

En el trabajo dejaron de hablarme casi por un mes, solo lo hacían en caso de que de plano no hubiera alguien más a quien decirle algo, porque igualmente, “la bruja” de la historia era yo, “la mala” y no sé cuántas cosas más era, porque la difamación fue en el trabajo y con la familia. Y con mis padres, como mencioné anteriormente, por salud mental decidí mejor alejarme, se dice –y me lo llegaron a decir esas contaditas personas- que los padres muchas veces prefieren apoyar al hijo que creen más débil (o más pen…sante, ya me entienden, y a mí me lo dijeron tal cual) porque saben que el fuerte estará bien, yo inevitablemente recordé uno de los capítulos de un serie de inicios de los 2000 llamada “malcom el de en medio”, donde la madre le dice a un profesor que ella sacrificaría a su hijo prodigio sin pensarlo, ya que él estaría bien, es su otro hijo el que necesita salvación.

Será por eso, o por la razón que haya sido, en realidad me dieron la espalda (y me decían que yo tenía la culpa de todo), así que, al menos ahí si tenía la opción y decidí sanarme y alejarme, que no fueron las cosas como hubiera querido, no, claro que no lo fueron, pero las cosas son como son.

Hoy, a pesar de que esa herida me dejó una enorme cicatriz que aún de vez en cuando duele –como cualquier cicatriz-, ya es un dolor que puedo sobrellevar, me sobo un poco y a seguir con mi vida, porque aún tengo muchos proyectos por delante, incluso de algunos me había alejado y pensé en abandonarlos (una maestría), pero no, es algo que me gusta, que yo quiero, algo en lo que he invertido mucho tiempo, dinero y esfuerzo, y no es justo que todo se vaya a la basura por una mala situación, que si bien, muchos dirán que un hecho, unos minutos o meses no son el resto de tu vida -y les doy la razón-, ciertamente te cambian, como decían en una serie noventera llamada “Xena”:

Xena: cuando tiras una piedra al río las ondas se expanden y lo alteran por completo.

Amiga: pero si le das tiempo, el río se vuelve a calmar.

Xena: pero el río ya habrá cambiado, ya no será igual.

Algo así era el diálogo, ha pasado mucho tiempo y tal vez cometa un error por omisión de algo, pero lo tengo muy presente.

Y eso es bueno, sería un verdadero error si no nos cambiara, sino aprendiéramos de lo que vivimos, por eso, aunque ya estoy muchísimo mejor de cómo estaba –porque de verdad, estaba, como decimos en México: bien pa’l perro-, enferma en todos los aspectos, no quiero recaer, y si se llega a presentar alguna recaída, quiero tener las herramientas necesarias para recomponerme.

Capítulo IV. Aprendizajes

Y algo que me di cuenta: una traición te puede llegar de quien menos te esperas, y la ayuda también. Siempre hay alguien que te puede ayudar, ya sea un familiar, amigo, amiga, compañera, compañero, especialistas de la salud, si eres una persona muy religiosa también puedes buscar la ayuda por ahí, pero búscala, habla con alguien.

Yo, por mi forma de ser, mi carácter fuerte (y ser demasiado claridosa cuando algo no me agrada), mis características físicas (no soy una mujer muy llamativa, prefiero invertir mi tiempo en otras cosas), nunca creí que llegara a vivir una situación como la que viví, y sin embargo la viví, si me pasaba no creí que me sintiera acorralada, desprotegida, desvalida y desacreditada, y sin embargo pasó, el “a mí nunca me va a pasar” es solo una ilusión que nos queremos hacer, y es importante despertar de ella. Yo lo aprendí, como muchas cosas terminamos aprendiendo, pero al fin todo empieza a mejorar.

Ya estoy mejor en el trabajo ( a pesar de todo), me fui a un congreso y de vacaciones a Acapulco, y fue mejor de lo que creí, me sirvió mucho tanto en lo académico/profesional como en lo personal, se quedaron las personas que de verdad me aprecian, y aparecieron nuevas, estoy saliendo con mis amigas, dándome la oportunidad de conocer nuevas personas, de conocer nuevos sitios, probar cosas diferentes, ordenar el depa, mis estudios, mis hobbies, retomar mi blog y ahora, escribiendo esto para todo el que quiera y siga leyéndolo a estas alturas, y sigo adelante, porque falta mucha vida por vivir, y a eso venimos a este mundo, a vivir y ser felices, y sigo en ello, porque más historias vendrán, y sabio el tiempo, que pone todo en su lugar (lo empiezo a ver).

Capítulo V. Self control and girl power

Y ALGO IMPORTANTE, el hecho de que una chica se quiera independizar no significa que quiera vivir una vida de desenfreno y perdición (una vez que conoces la responsabilidad y el trabajo que implica estar por tu cuenta, ni ganas te dan de salir y prefieres netflix, jajaja J ) sino simplemente quiere probarse a sí misma de que es capaz, o reafirmarse en lo que sabe que es capaz, porque una mujer realmente decidida puede lograr cosas asombrosas, tanto que se las espere como que no se las espere y sean una sorpresa incluso para ella. Así que amplíen su mente un poco y vean más de lo que pueda parecer algo o alguien a simple vista.

Esta es mi historia, mi último año, gracias por darme la oportunidad de entrar a sus vidas aunque sea un poco a través de estas líneas, y gracias a este blog por ser esa vía. Espero que no sea la única colaboración que tengamos, y si así llegara a ser, igualmente agradezco la oportunidad.

Saludos y que estén todos bien  J!!!!!!!!!

Alma.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s