“Eco-moda” y no la de Beatriz Pinzón Solano

Vivo en medio del “fast fashion” donde cada cadena de ropa lanza colecciones por temporada -al menos 4 al año-, tiene descuentos sobre los descuentos de los descuentos cada vez que las visito, me dan cupones para la siguiente compra -aún cuando no sepa si voy a volver-, me llevan a estar inconforme con lo que tengo en el closet y seamos honestos, a comprar cosas que no necesito. Claro que amo ir de shopping, es como reforzar el poder adquisitivo y bueno, supongo que ese punto de madurez aún no lo tengo. Mientras tanto, sigo víctima del mercado y sus ventas masivas. Lo sé, bienvenida al capitalismo salvaje.

Mi yo de 10 años me haló las orejas en estos días, vio que quizás me había convertido en algo que prometimos nunca ser. Jamás permitiríamos que se nos fuera la musa, la inspiración y la creación de objetos nuevos y extraños, basados en material que pudiera reciclarse. Si, debo hacer las paces con mi pequeña Lisa Simpson. En medio de ese llamado de atención, llegaron algunas publicaciones como por arte de magia a mis búsquedas en Internet, para terminar dando con el Upcycling. Palabra nueva que agrego a mi diccionario y a mi vida, donde se toman elementos considerados de desecho para construir prendas nuevas de mayor calidad. Esto me fascinó.

Ahora, cómo demonios uno normal mortal podría sumarse a este tipo de tendencias que sí valen la pena? Nunca he sido muy amante o seguidora de la moda, mas bien me considero algo rebelde en torno a “lo del momento”. Como sea que fuera, mi instinto de preservación de la especie y del ambiente siempre sale a relucir. Manos a la obra: revisar qué tengo y qué no tengo entre mi ropa. Deshazte reutiliza aquellas prendas que no usaste durante el último año, bien sea porque cambiaste de talla, ya no te gusta tanto o ya no sabes con qué combinarla. Usa esas telas para darles toques originales a tus otras prendas. Si era un pantalón, conviértelo en short; si era una franela, úsala como pashmina. Hay muchísimas opciones. En uno de mis tableros tengo guardadas ideas geniales que se pueden hacer con un presupuesto bastante limitado.

Irse por las prendas básicas sería la premisa de Carolina Herrera, la típica camisa blanca y el pantalón de mezclilla. Y es tan acertado. Jamás perderá vigencia una combinación tan clásica y versátil como esta. Lo mejor de todo: siempre quedas bien y no te matas el coco pensando en qué ponerte para el brunch con amigas, la salida al cine, o la entrevista de trabajo. Unos tenis para algo más relax o unos estiletos para algo más casual. Colores neutros, la versatilidad de las prendas son la clave. Cuando vayas a comprar pregúntate: lo usaría de noche o de día? lo seguiría usando en diez años? combina con más de tres outfits?

IMG-0649

Sin embargo, uno nunca tiene ropa suficiente y esta es una verdad #MuyMalaMia. Tampoco dinero suficiente u ocioso para comprar cada vez que nos provoque, cosa que nos encantaría, pero no somos millonarios de cuna así que nos toca ser mas conscientes. Vaya afortunados. Tratando de dar con soluciones que me satisficieran terminé por escudriñar otros conceptos y di finalmente con este: slow fashion, donde se prefieren productos artesanales, de segunda mano y de calidad más duradera. Sería la contra parte a las grandes industrias que aceleran y promueven el consumo masivo y al mismo tiempo la extinción de los recursos en nuestro planeta, así que yo, me voy por esta segunda. Tu te atreverías a bajarle dos?

Otra idea maravillosa que terminé por madurar y sacarles provecho: cápsulas. Pinterest está lleno de ideas y estas fulanas cápsulas son protagonistas en mis tableros. Se trata de una selección de piezas acordes a la temporada en cuestión, un número referencial donde en un período de tiempo específico tendrás definido qué es lo que vas a ponerte. Dicho así suena un poco aburrido, aunque ahorra muchísimo tiempo y dinero. Hay millones de tips para armarlas, me parece una idea funcional.

image_6483441

A la moda lo que te acomoda, aunque a veces valga verga. Por cierto, me enteré redactando este post que Betty La Fea tiene una continuación y se llama Ecomoda. Espero que puedan disfrutar vestirse tanto con desvestirse, nos leemos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s