Cuidarse: un privilegio bien merecido

Está el que muere en un accidente de tránsito, o de un ataque de hipo y simplemente le tocaba, están los que se entregan a los vicios y se van de este plano como a los ochenta años y con una sonrisa en la cara… si, todos hemos de morir. Pero mas que pensar en cómo morir, pensemos en cómo vivir. Hace par de años luego de la muerte de mi abuela me re-formulé muchas cosas, sobre aquellas que suceden porque deben suceder y sobre esas otras en las que puedo hacer que sucedan. Entonces me vi con algunas cuantas decisiones en mis manos, a fin de cuentas la vida se va desarrollando en base a eso. Cada decisión es un camino, bueno o malo, es una forma de llegar a Roma.

Mi abuela la que si conocí murió por cáncer de colon, que terminó por afectarle todo el sistema y despedirse de este mundo sin poder decirnos alguna palabra. Mi abuela materna también murió de cáncer, mucho antes de que yo naciera. Mis abuelos paternos entre el alcohol y la avanzada edad, también se despidieron de este mundo con alguna enfermedad degenerativa. Y como ellos, muchos otros que llegaron al final de sus vidas con algún deterioro de salud. Mi tía superó un cáncer de seno, gracias a un increíble cambio de hábitos y créanlo, fue el mejor 14Feb que hemos tenido como familia. Todos vamos a morir algún día, pero al menos yo, me gustaría hacerlo digna y regia.

Por una cosa u otra tomé la decisión de cuidarme, desde adentro. Renuncié a un trabajo que no me gustaba ya, me aventuré a uno que siempre ha sido mi pasión, dejé a un lado el miedo a andar en transporte público para andar en mi bicicleta, empecé una vida sana. Claro que me tomé muchas muchas cervezas (y esto es parte de estar sano mentalmente) pero en definitiva empezar es un acto que requiere valentía. Par de años más tarde decido emigrar, otro de los actos más gallardos que he hecho -haberme quedado en mi país hubiese sido una penuria- y al llegar al imperio me planteé dos realidades: 1. O me vuelvo super fitness o 2. Me entrego a la comida chatarra y soy oficialmente una nevera. No pasó ni la una ni la otra.

Lo que si pasó es que me compré aquí una bici aquí -La Potra Zaina-, investigué y di con unas clases de Kickboxing. Probé Kryspy Kreme y muchas otras cosas glaseadas. Tal parece que logré un equilibrio. En esa balanza me lancé unos super maratones -de los que me siento orgullosa- de 45min de bici, 1hr de Kickboxing y 45min más de bici… si, fascinante! Luego empecé a trabajar y todo se derrumbó. La prioridad para las horas libres se las he dado al descanso y para compartir en familia. Se me ha hecho cuesta arriba “hacer tiempo” para entrenar. Y wait… a que maratón es que voy?

No, no entreno para ir a ningún maratón -aunque me encantaría algún día tener la experiencia-, tampoco compito para ser modelo fitness, mucho menos para lucir 3 tallas por debajo de la que soy. Yo hago ejercicios porque me hacen sentir enérgica, sana y como Will Smith en Soy Leyenda. Cada vez que entreno sé que mi sistema inmunológico se fortalece, mi cuerpo se hace más veloz y soy más consciente de lo que este necesita. Dreno estrés, me reto a pelear con la que era ayer. Y llego a la nevera con la necesidad de comer algo que satisfaga mi necesidad nutritiva. Entonces procuro comer de forma inteligente. Claro que, cuando mi mente -porque es mental- me pide un chocolate o una birra, se los doy. Hasta dos y tres. Bueno si, la caja entera. Anyway.

IMG-9548

Cuidar de mi salud no es una “dieta” que tiene principio y fin. No por ese “estoy a dieta” es que rechazo lo que me ofrecen en los compartires del trabajo. Y si, comer de forma sana ha generado unas cuantas miradas de “bicho raro” sobre mi lunch. Mi idea no es “hacer dieta”, realmente YO COMO así. Si me provoca, lo agarro, me lo como y lo disfruto. Pienso que el entrenamiento físico va de la mano con el mental, donde también entreno para reconocer mis necesidades de saciedad vs. las de ansiedad. Hay días en los que me siento supra inteligente y hasta un Nobel del buen comer deberían darme, y otros en los que raspé plastilina en Kinder. Unos días son mejores que otros. La cosa no está en dejarse ahogar por la ansiedad y esas ganas locas de comer galletas-donas-chocolates-azucar-yMásAzúcar porque ya sabemos a donde nos llevan los excesos. La clave está en conocerse un poco, escucharse y atreverse a cambiar lo que SI se puede cambiar.

En una de mis cuantas caídas traté de recordar aquellas razones que me hacen mantener mi estilo de vida, por acá se las comparto… quizás alguna de estas se te haga familiar y quieras tomar mejores decisiones en tu ritmo de vida. Yo entreno y me cuido porque:
-Tengo una hija que ama al brócoli y sabe que la comida de la calle es eventual.
-Cambiar de talla de pantalón es un tema aparte de estético, monetario.
-Me enfermo muy muy poco o casi nunca #MuyMalaMia
-Quiero poder seguir cargando a mi hija en la espalda y subir las escaleras de la casa.
-Le tengo pavor a los achaques y los dolores en la zona lumbar.
-Evito que mis células muten de una forma descontrolada y maligna.
-Combato la ansiedad que genera el estar en otro país distinto al mío.
-Aun siendo mamá, me gusta parecer “la hermana mayor”.
-Si, siempre se puede estar peor. Pero también se puede estar mejor, me aferro a lo último.
-Quizás nunca tengra el vientre plano, pero si unas piernas dignas de minifalda.
-Ser la inspiración de mi familia y amigos que quieren verse y sentirse mejor.
-Mientras esté en mi manos, quiero tener salud para conocer y disfrutar de mis nietos -si es que tengo-.

Aprovecho en dejarles por acá algunas cuentas que me ayudan a retomar el sendero una vez que llego a los excesos. Se los comparto, ellas son mis queridas Angélica Marcano y Alejandra Sarmiento. La primera es Lifecoach, entrenadora y conferencista… la segunda, solo deben visitar su perfil en Instagram y entenderán por qué es una de mis inspiraciones. Una frase que tomo de Ale y está en su bio es “El 90% de mi éxito, ha sido intentarlo de nuevo”, entonces, cuántas veces más lo vamos a intentar?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s