Susana: De momentos R O C K Y

Ella se cruzó conmigo entre los pasillos de Unión Radio. De esa gente que exhala rock por sus poros, actitud irreverente y sin titubear para decir las cosas. Ahora vive en Miami, y como toda una luchadora se mete al ring cada vez que toca. La frente en alto, rock and roll a todo volumen, cabello salvaje y perfil atlético. Con ustedes, palabras de mi querida Susy.

“Pensando en aquella época donde meter una cuadrada y aparatosa cinta en el Betamax era “modernamente trabajosa” y sin embargo el tiempo rendía. No sé si es cuestión de edad o perspectiva, pero los días para ese momento daban para todo. Bastante rato tardaba el retrógrado aparato en detenerse y poner la cinta en su inicio para ser reproducida a través de teclas mecánicas que debían ser hundidas a una profundidad incoherente e indescriptiblemente sonoras, era como un “glacth-glacth” (no puedo imaginar a un YouTuber lidiando con eso).
Que emocionante esperar esas imágenes y ese sonido todo tan orgánico, hasta puedo extrañarlo. Ahora me pregunto: todo esto era necesario para ver de nuevo al protagonista que no ganó la pelea y que para nada tenía actitud de súper héroe? La respuesta: pues si. Y es que esa fría ciudad que alguna vez fue la capital de los EE.UU. tenía la magia para hacerme creer que Polly y lo demás era real. Nada lucía nuevo ni perfecto, todo era simple y lento como el tiempo para ese entonces. Pero entre su música incidental, sus pausas y las largas escenas, todo iba encajando. Uno se me metía en la película y hasta sentías ganas de boxear; ver al protagonista triunfar era lo que todos queríamos, pero sorpreeesaaa! no siempre sucedía, tal como en la vida misma donde el “no duele” podría ser el mantra-alivio del momento para poder continuar.

Cuando éramos niños todo nos impactaba, algunas veces para bien y otras no tan bien. Siempre le agradezco a mi papi (ASB) por tanto… y si, suena fancy, pero una de ellas fue presentarme a “Rocky Balboa”. Cada vez que podíamos lo veíamos juntos o si no, nos avisábamos que lo estaban pasando (antes que llegara Youtube, Netflix y ese gentío).
Esto se salió de control #MuyMalaMia pero tenía que ir más allá en mi particular #RockyBalboaChallenge. Entre nostalgia y magia por el cine, no me bastó subir los escalones del museo de arte de Philadelphia con mi actitud Rocky escuchando la canción de entrenamiento “Gonna Fly Now”, había que documentarlo, lo considero cultura pop de la buena. Ya el mundo no es tan cuadrado, el tiempo pasa volando, son eras de lo táctil donde existen espacios virtuales para hablar hasta más de lo necesario.
Todos tenemos un momento Rocky; es esa lucha constante contra nosotros mismos para recibir a cambio la aceptación de otros, cuando decidimos hacer sacrificios a cambio de un beneficio a futuro, cada vez que el miedo y la inseguridad nos roba el sueño pero decidimos enfrentarlos y de esta forma lograr vencerlos. Claro que en algún momento vamos a caernos, pero epa! A levantarse antes que el réferi de la vida llegue al 10, Ok? 

Hay que seguir aunque nos cueste ver de tantos golpes y al lograrlo definitivamente es tiempo de descargar a lo “Adriannnnnn” a todo gañote”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s