Brunella: un escándalo sexual (de mi generación)

Brunella y yo coincidimos en la Escuela de Comunicación Social de la UAM, mientras estudiábamos. Siempre la vi como esa gente rara/genial de la que me gusta aprender. Ahora ella en Sicilia y yo en Dallas, pero siempre empoderadas en el verbo. Por acá les dejo algo que Bru graficó para mi, disfruten.

“Cuando Lucia me invitó a escribir aquí me dijo que tenía libertad de elegir el tema pero que era importante que incorporara la etiqueta #MuyMalaMia. Me quedé pensando en eso, pero aun no daba con algún tópico que pudiera sacar de mí uno de esos ataques feroces de sinceridad que lo ameritara.
Hoy me levanté con una noticia quizás polémica para mí y los míos – ya les explicaré más adelante por qué la segmentación del target- .Se trataba de un video viral donde dos de las ex presentadoras infantiles de un programa llamado “El club de los tigritos” y un cantante de música urbana realizando un trio.

Más allá de decir nuestro típico ¡Que bolas! O comenzar a desprestigiar a las señoritas del asunto – pues no actuaré como la típica mujer machista venezolana, que critica a las féminas porque están más buenas que ella, pero el semental sale invicto- este suceso me hizo pensar unas tantas otras cosas, entre ellas la más importante, darme cuenta que este no era un “escándalo sexual” para todos, era una noticia para mí nacida en 1987.

Para mí que canté De Sol a Sol un sábado de noche frente al televisor, que hice que mi mamá pagara dos entradas a WaterLand, y que rugía con Wanda y Yalimar, pero al momento de comentarle a alguien nacido en el 2002 “Lo del video de Yorgelis” la respuesta es “¿Quién es Yorgelis” … conchale chico… La del club de los tigritos” “¿Qué es el club de los tigritos?” a lo que seguía todo el repertorio de caritas boquiabiertas de whatsapp. En este momento es cuando descubrí lo que sintió mi primita Samantha al vivir cómo la Miley Cirus, la Hannah Montana de los afiches de su cuarto rosa, se transformó en una femme fatale.

Pero ahora bien ¿Por qué ocurre esto? Porque en pleno siglo 21, nuestro evolucionado cerebro sigue teniendo en una palestra a los estereotipos de cristal, a los tabú envueltos en papel periódico. Pues así como a muchos les costó ver La Bella y la Bestia porque veían era a Hermione, los medios nos venden estos niños estrellas, como humanos bonsái, que jamás crecerán ni disfrutarán de su sexualidad.

No me impactó ver la escena del trio, pues si usted quiere algo del género, pague un poquito más en directv y estará a 24 horas de acceso para contenido similar. Quizás si me confundió un tanto la sacada de lengua muy “Fuera el Tirano” de Érika en pleno acto, eso sí. Y a pesar de que no estoy dispuesta a hacer leña del árbol caído no pude evitar reír al ver a Yorgelis cantar a sus 12 años: “Hay un solo chamo y nosotras somos dos” casi con tono de profecía.

En los minutos perdidos de mi vida que dediqué a la investigación de farándula, también me topé con unas declaraciones de ella de Erika, donde opinaba que programa La Bomba era “De baja calidad” y sus conductores hablaban sin “tener los pelos del elefante en la mano”. Me queda la duda de cómo ese video se filtró y salió a la luz pública, justo a un mes de su futuro matrimonio con otro, pero después de vivir aquí en Sicilia, y conocer qué es mafia, yo en su lugar no hubiese dicho eso, pues al final si hubo pelos pero no fueron los del elefante.

Yendo más allá de lo que pudo presentar esto para quienes se llenan los bolsillos a punta de chismes, me pregunto yo ¿Acaso no es libre cada quien de disfrutar su sexualidad como le plazca? Porque hoy las redes sociales parecían bañadas de monjas y curas, ¿Y esa doble moral más o menos qué? Los valores y los mandamientos de la santa Iglesia no se hicieron esperar ante este hecho.

En mi vida no he conocido un hombre que no fantasee con algo similar, también entre mis amigas unas tantas cuentas sus experiencias como algo “para salir de la rutina”, y aunque a mí jamás me ha parecido nada “placentero” imaginarme viendo en mis narices a mi pareja con otra, como también estoy segura que en mi cama Queen ya dos estamos bien cómodos, quizás hay quienes se escandalicen con unos jueguitos de velas con cera derretida, mordazas y esposas, lo que para mí es casi que cuchi.

¿Por qué seguir viendo el sexo como tabú? Cuando ya los niños de 5to grado tienen descargado en su iphone 7 más contenido Tiple X que el que pudiste recaudar tú en tus 200 ejemplares impresos de playboy. Es momento de que nuestra visión del sexo tenga más de educación sexual, de entender que es ese encuentro íntimo placentero y responsable que indudablemente abarca el “protégete y ponte un condón” pero no termina ahí.

Cada quien tiene la plena libertad de disfrutar su libertad con quien le plazca, cómo le guste y con quien desee, sea del mismo género o de otro. Cada persona es dueña de su intimidad, y si disfruta utilizar su tecnología para “inmortalizar” algún momento pues podría hacerlo, lamentablemente teniendo en cuenta el peligro de corre si cae en las manos de algún sacerdote de Las Cruzadas que quiera ganar seguidores en Instagram.

Lo que si no tenemos permiso es de alzar el dedo de hierro para desprestigiar a otros, exponer algo para que llegue a los ojos de sus hijos o padres, (pues a ti tampoco te gustaría que tu mamá te viera en cuatro) y dañar la reputación de una persona a quien se le filtró el video… ¡si, ese video que a ti aún no se te ha filtrado! Oops, #MuyMalaMia”

Anuncios

7 comentarios sobre “Brunella: un escándalo sexual (de mi generación)

    1. Sin dos vídeos, en uno sale yorgelis y en el otro sale erika, ambas con el mismo chico, solo que por alguna razón fue mas impactante el de yorgelis, supongo que es por que ella es el tercero allí, ya que Erika y el chico eran novios para el momento. Eso es lo que quizás impacta, el ver a un tercero teniendo relaciones con tu pareja, no es lo que se estila.

      Me gusta

  1. Que orgullo leerte,y ver como delineas la falsa moral de muchos….sin embargo considero que al decir “exponer algo para que llegue a los ojos de sus hijos o padres”, comienza el tabú universal…porque si bien es cierto que la intimidad es de quien la disfruta, y coincido en la ocupación de tu Queen Bed, los padres e hijos tienen que entender que eres humano…y eso de gritar “LALALA”, para no escuchar sobre la sexualidad de tus hijos y tus padres, es el primer eslabón de la moralidad limitada…. Si es de otros es natural y aceptable, si involucran a algún ser querido, ya debe ser diferente la aceptación?…la educación y la moral debe innovarse, así como la evolución de “TABÚES ABSURDOS”, de lo que muchos sufren… es algo así como cuando en mi época de adolescente, comprar toallas sanitarias era una vergüenza, un sello de “hembra en celo”…hoy en día son los padres, parejas o cualquiera, los que compran las toallas sin problema alguno… el asunto es el pudor, donde los involucrados pretenden caer de víctimas, olvidando que simplemente estaban disfrutando y no debería afectarles…. Nadie aceptará si tu no te aceptas (asumir el momento)… el sentirse ofendida por algo que hiciste, declina tu moralidad o convencimiento de lo que haces y crees… mi respuesta a una situación similar sería… que tal?…salimos bellos…y ya!
    Besos mi hermosa Brune… ♥

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s