Anesa: cómo cuidar materiales delicados, sin morir en el intento

Mi amiga y compañera web Ana Arenillas decidió compartir sus sabios conocimientos sobre moda conmigo. Ella es amante de los outfit y nuevas tendencias y es la redactora invitada para esta entrada. No sabría que hacer sin sus consejos. Para leer más de su trabajo como blogger haz clic aquí. Ahora si, con ustedes Anesa.

¿No les pasa que a veces ven una prenda en una vidriera, o en internet, y la desean con toda su alma pero está hecha en un material difícil de cuidar y ustedes son de los que el desastre les persigue? Si tu respuesta fue afirmativa ¡Bienvenido al club!

Algunas tendencias involucran ciertas texturas que (creemos) son complicadas para cuidar y mantener – Yo, por ejemplo, evito telas que requieran de plancha- pero, en realidad, esto está muy alejado de la certeza. Por eso hoy les daré algunos consejos para que le pierdas el miedo a adquirir piezas de ropa con “materiales difíciles”.

Gamuza

El botas o bolsos la gamuza es el material por excelencia de la tendencia bohemia y lo primero que pensamos al verla es que hay que mantenerla totalmente alejada del agua, cosa que a la final es imposible y ocurre, si te ha pasado espera a que la pieza esté totalmente seca y luego pasa y cepillo se cerdas suaves siempre en la misma dirección. Un borrador de lápiz hará maravillas si quieres eliminar rayones. También es recomendable adquirir un aerosol protector para gamuza y aplicarlo a la pieza al comprarla.

Cuero

Sintético o real es la textura preferida por muchos y es que nada queda mejor que una buena chaqueta de cuero, aunque siempre es preferible escoger una sintética pero de buena calidad. SIEMPRE utiliza un paño de micro fibra para limpiar la pieza, así evitas que se raye, pásalo una vez a la semana así evitas la acumulación de polvo que termina por secar y deteriorar la pieza.

Lentejuela

Las piezas bordadas con lentejuelas o pedrería suelen ser costosas, por lo que es obvio que su cuidado debe ser alto.  Al guardarlas en el armario cúbrelas con un protector de tela o plástico así evitas que se enganche con otra pieza. Si la debes planchar hazlo por el reverso NUNCA por el lado de la lentejuela, aunque siempre es recomendable que no se planche, al menos que sea con una máquina de vapor. Para su lavado colócala dentro de una funda de algodón y no la pongas en la lavadora junto a telas duras, como el jean por ejemplo.

Bordado

El primer consejo que podría dar al manipular una prenda bordada es que no la acerques a elementos filosos, evita –Por todos los medios- que se corte o deshilache. Sus cuidados de lavado y planchado son similares a los de las telas con lentejuelas o pedrería.

Terciopelo

¡El terciopelo está de vuelta! Esta tendencia noventera se ha colado en las principales pasarelas del mundo desde el año pasado y, aunque no lo creas, su cuidado no es tan extensivo. Las piezas de terciopelo se lavan en seco y no se planchan, para un mejor cuidado consigue un cepillo de cerdas muy suaves y pásalo por la prenda, siempre en la misma dirección, cada vez que la vayas a usar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s