Cuentos para Natalia

Mi hija de seis años está en esa pre etapa a la pre adolescencia pre púber, una vaina que apenas advierte como será el humor insufrible de la princesa/mostra en unos años. En fin, no le gusta bañarse.

Cuento corto, algunos minutos antes de cenar:

Esta es la historia de una niña que odiaba bañarse, tanto, que dejó de hacerlo por días y semanas. Acumuló tantas cosas encima, que cuando su mamá entraba al cuarto a preguntar por ella le costaba encontrarla.

-Hija, donde estás? Dónde te has metido?

-Aquí estoy mamá, no me ves?

Adivinen, la niña se había vuelto una bola gigante entre ropa y algunos juguetes viejos. La madre desesperada quiso recuperar a su hija y decidió llevarla a la tintorería.

-Buenas, necesito que me laven todo esto. Cuando puedo pasar a recogerlo?

-Al final del día puede usted pasar señora.

La niña se quedó esa tarde en la  tintorería, recibiendo agua y jabón de las lavadoras (quizás unas 5 máquinas de estas), hasta que por fin estuvo lista y la pusieron en la vitrina del local. Como correspondía, la madre pasó a recogerla.

-Buenas, vengo a retirar esta orden.

-Claro señora, puede agarrarla usted misma. Es esa que está en la vitrina.

Para sorpresa de la mujer, no pudo hallar a su hija, en su lugar, se encontraba una cesta para la ropa sucia. Tenía sentido, después de todo sería su merecido por ser tan cochina. El fin.

Natalia: mamá así no puede terminar la historia. No puede la niña ser niña otra vez?

Respondí: me parece genial ese final. Pero ok, le daré un giro a la historia.

La madre quedó sorprendida al mirar la vitrina, allí se encontraba la niña de sus ojos. Compró papel de regalo y la envolvió.

Cuando llegó a casa, le dijo al padre de la criatura que le había traído un regalo. Este lo abrió y peló los ojos.

-Hija aquí estabas! Llevo semanas buscándote para ir a comer helados. No pude entrar a tu cuarto porque olía muy feo. Salgamos, extrañaba estar contigo.

La niña sonrío, la madre botó una lágrima y los tres se abrazaron. Ahora sí, el fin.

Dije: Te gustó más este final Natalia?

Natalia: si, este me gustó más. Era muy loco que la niña se quedara siendo cesta de ropa sucia toda su vida, no crees?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s